Un cómic de Peirano sobre la muerte de Pinochet

Este cómic de Pedro Peirano fue publicado el 14 de diciembre de 2006, en una edición del semanario The Clinic dedicada a la muerte de Augusto Pinochet.

Peirano en The Clinic, 14 de diciembre de 2006

Peirano en The Clinic, 14 de diciembre de 2006

Lo subimos acá para que quede indizado por Google y no haya que ir a buscarlo a una biblioteca de nuevo (infinitas a gracias a barómetro por darse la paja de buscarlo).

El Bursátil, un diario de economía y negocios

bursa

Para despedir el año 2008, compartimos con ustedes un lindo periódico financiero: El Bursátil. Usted se estará preguntando, y con justa razón, qué tiene que ver un diario de este tipo con el año que se va y con la línea del blog en general. Primero, éste ha sido el año de la crisis económica y en el que muchos de nosotros nos dimos cuenta de que existían las bolsas. Lo segundo, el diario lo hicimos nosotros, así que tiene nuestra sangre. Está escrito con la lengua en la mejilla, así que no se lo tome muy en serio. Pero léalo, son sólo ocho páginas de noticias y hasta en una de esas lo pasa bien.

Los mejores 62 videojuegos de la Vida

sin-titulo-10

… según Sofoca. Esta lista no se rige por ningún método convencional de selección. En otras palabras, lo hicimos como se nos dio la regalada gana. Debido a que somos alérgicos al 3D al perfil old school de Sofoca, la mayoría de los juegos son más o menos antiguos. En el fondo tratamos de que haya de todo un poco, pero no nos salió. De hecho, la gran mayoría de los juegos de la lista son de comienzos de los noventa, así que no mande mails ni comente leseando porque no pusimos el Half-Life o el Guitar Hero. Otro punto: la consola que indicamos para cada juego es en la cual nosotros jugamos el juego, pero no necesariamente la única en que ese juego salió. Ahora sí, todo listo y dispuesto: pare, mire y escuche.

Leer entrada completa…

Google lo sabe todo

Sí, todo; o si no, lo inventa. Es un lugar común para cualquier persona que ocupe internet, pero el cabrón de Google sigue enjuagándonos su omnipotencia en nuestra cara cada vez que puede.

Hace poco estaba buscando a cuánto estaba el dólar en pesos chilenos y Google me dio la respuesta ipso facto. Me sorprendí, a pesar de que sabía que Google funciona como calculadora. A partir de ese momento fui introducido al bizarro y complejo lado B de Google; un mundo oscuro, tétrico y misterioso… debo decir que lo menos que te puede pasar después de verlo es que no sigas siendo la misma persona. No, en realidad eso no.

Sucede que le comenté lo de los dólares a un amigo y me dijo más cosas tenebrosas sobre Google. Lo primero era buscar por las palabras eight days a week. Un pollo cualquiera pensaría que te sólo encontrarías información sobre una canción de los Beatles, pero Google además te da un extraño resultado:

eight (days a week) = 1.14285714

Después de lanzar las correspondientes siglas circunstanciales, traté de hallarle sentido a la cuestión. Reconozco que al principio pensé que Google estaba puro dando jugo, pero pensándola bien, ¡todo encaja! Lo que hizo Google fue transformar la cantidad dada de días a semanas. Y, claro, ocho días equivalen a ocho séptimos de semana, o sea, 1,14285714…

Y, en realidad, Google transforma cualquier cosa a cualquier cosa. Para ocuparlo, hay que poner:

cantidad + unidad original + “to” o “a” + unidad deseada

Por ejemplo, buscar 28 dollars to euro te hace el cambio monetario correspondiente. También te transforma unidades de tiempo, distancia, peso y un montón de cosas más, así que puedes pasar un buen rato disfrutando del poder de la conversión de unidades… y hasta podría llegar a ser útil.

Puedes transformar todo lo que quieras, ¡hasta cosas que no se pueden convertir! Justo después de descubrir la tonterita en Google, veo lo siguiente en WTF? Microsiervos: un tipo trató de pasar una cantidad de dólares australianos a euros, se equivocó y en lugar de “dólares australianos” (AUD) puso el símbolo de “unidades astronómicas” (AU), pero Google no se inmutó y lo transformó de todas maneras.

17 (Astronomical Units a Euro) = 1.63695031 × 1012 m / U.S. Dollars

No sólo es freak que te transforme eso de manera precisa, más encima te entrega el resultado en metros/dólares, lo cual rompe todos los esquemas de la física. Pero esta inútil mutante apoteósicamente genial característica de Google tiene usos insospechados: podemos comprobar empíricamente que el tiempo es oro y además podemos conocer su valor preciso.

1 (month a U.S. dollar) = 2 629 743.83 s / U.S. Dollar

Esto significa que un mes corresponde a unos dos millones y medio de segundos por dólar. No tiene sentido, pero esto es más o menos la cantidad de segundos que hay en un mes, así que un mes corresponde a un dólar. ¿Habrá que reajustar el sueldo mínimo?

En fin, todo esto de Google nos demuestra que la vida es bella y que la verdadera lucha se libra en nuestros corazones. Gracias, muchas gracias.

La fomedad hecha cómic

El cómic Uncle Funny Bunny and Chumpy fue publicado en la revista gringa My Weekly Reader a principios de la década de los cincuenta. No tendría nada de especial aparte de ser un cómic que nadie recuerda, pero resulta que es horriblemente fome. Unas tiras de muestra (están en inglés, duh):

Se entiende que estaba hecho para niños, y que era otra época, pero es que es tan fome que sobrepasa el umbral de lo aceptable y crea universos paralelos y agujeros negros que devorarán la tierra llega a ser divertido de lo fome que es. Digo yo. Hay más en Cartoon Brew. (Vía Cartoon Brew)

Canciones de amor por internet

La música popular no se ha visto ajena a toda la tecnologización y revolución en las comunicaciones que ha significado el internet. Tal vez hace unos diez años todo esto sería muy raro, pero ahora es hasta común ver canciones que hablen del tema. ¿Ejemplos? “Cero y uno” de Café Tacuba, “Se lo mandé y me rebotó” de Mauricio Redolés, “Mi PC” de Juan Luis Guerra o hasta “MySpace” de Don Omar.

Sin embargo, ¡hay que saber hacerla! Llega un punto en que estas canciones dejan de ser novedosas y se transforman en… esto.

Imagen de previsualización de YouTube

Es “Un click de amor” de Alexis Venegas y yo tampoco creí la letra cuando la escuché. Parece que era verdad que la internet idiotizaba. Tu dibujito con letras verdes…

Mi mamá me quiere tooodo esto

Si eres chileno, estuviste vivo con uso de conciencia durante principios de los noventa y no vivías debajo de una piedra, es casi una obviedad decir que tienes que recordar el legendario comercial de Manjar Colún…

Imagen de previsualización de YouTube

Legendario, entre otras cosas, por que lo daban a cada rato y de esa manera quedó grabado a fuego en nuestro subconsciente. Cómo no acordarse de aquél diálogo entre dos adorables pequeñines que decían “mi mamá me quiere todo esto, la luna, el sol, y”… ehh… ¿qué decía ahí?

¿No lo entendías? Pues nunca nadie lo hizo. El miedo, duda e incertidumbre por no entender aquella parte del comercial hizo que mucha gente formara grupos organizados para discutir qué cresta era lo que decía el niñito. Las teorías más difundidas eran que el cabro decía “y los astros”, “y Oliver Atom”, “y el universo”, “y todo lo demás”, etcétera, etcétera.

Lo bueno (¿?) es que todas esas teorías se fueron a tierra gracias a la impresionante, impactante e indispensable entrevista hecha por nuestro diario Las Últimas Noticias hace dos días, que no me había dado la paja de poner acá. ¡Uno de los ex-niños que participó en el comercial confiesa cuál era la frase maldita! ¡Impacto, emoción, adrenalina! Redoble de tambores…

Pium, como final de cumbia. Con esto se termina uno de los grandes misterios del universo y de la vida, en general. En realidad ya había salido en la Zona de Contacto hace algunos años, pero a nadie le importa. En fin. La vida es bella. (Vía Chulinirrrss)

El ancestral sonido del módem

Ahh, viejos tiempos en que uno no podía conectarse a internet y hablar por teléfono al mismo tiempo. Estamos hablando de mediados de los noventa, el internet era un mundo nuevo, lento y desconocido. Lo más entretenido de la internet de esa época era escuchar el ancestral sonido del módem mientras se conectaba, un lindo hábito que la modernidad ha aniquilado.

¡Pero no os desesperéis! Si quieres volver a recordar, puedes probar el 56K Modem Emulator, que no hace nada más que… sonar. Como en los viejos tiempos.

Los libros de autoaprendizaje más mutantes

Alguien en internet hizo una recopilación de los diez libros de autoaprendizaje (o HOWTO’s, para los snobs) más inútiles, raros, bizarros, mutantes, deformes, amorfos, etc. Te puedes encontrar con habilidades que nunca se sabe si podrías llegar a necesitarlas o que no se sabe si lo más correcto sea aprenderlas por libro, como instructivos para hacer caca en el bosque, llegar a convertirte en papa o ser feliz incluso después del matrimonio. Mi favorito es sin duda es el autorreferente libro que te enseña a leer un libro. De sólo pensar en cómo leerlo, mi cerebro implotó; lo cual siempre es señal de algo bueno. (Vía El último que cierre la puerta)

Comerciales de Bilz y Pap

Seguimos en la bendita senda de la publicidad deforme y llegamos a la piedra angular de todo este movimiento: Bilz y Pap. Dos bebidas gaseosas chilenas que se comercializan juntas y que han marcado la pauta, para bien o para mal, con sus comerciales. Veamos su historia. Chan-chan-chaaaan.

La Bilz tiene un origen medio fraudulento. Friedrich Eduard Bilz, alemán, creó una bebida con sabor a granadina que se llamaba Bilz-Brause. La bebida se hizo tan popular que fue copiada en nombre, sabor y todo por otras empresas; por lo cual Bilz decidió rebautizar su bebida como Sinalco (nombre que viene de “sin alcohol”, y todavía existe). Uno de los copiones de Bilz fue la empresa Ebner, que fue comprada por CCU en 1916. Desde entonces que existe la Bilz como tal.

La Pap fue simplemente creada por la CCU en 1927, pero originalmente se llamaba “Papaya Rex Imitación”. Resulta trivial decir que desde sus inicios tenia sabor a papaya. Sólo se comenzaron a publicitar juntas cuarenta y tres años después, en 1970.

Y ahí viene lo loco: a lo largo de su historia, el target de las bebidas ha ido cambiando con el tiempo. En un inicio estaba dirigido exclusivamente a niños, después fue variando entre un público más “lolo” e incluso “familiar”, para luego recaer en los infantes. Últimamente trata de agarrarse de la onda del pendejo agrandado que baila reggeatón y hace fiestas en su casa.

Comercial bajo la influencia del LSD

El siguiente video es de una tanda de comerciales. Hay dos comerciales de Bilz y Pap hasta 1:30, después tiene otros nada que ver.

Imagen de previsualización de YouTube

Los primeros comerciales introducían el concepto del “mundo de Bilz y Pap”, al que podías acceder instantáneamente y de improviso si es que comprabas las bebidas, un mundo lleno de colores y entretención. De hecho, en los últimos años ha surgido la frase “estar (o vivir) en el mundo de Bilz y Pap” que quiere decir “vivir en una fantasía” o “en un mundo inventado” o “imposible”. Mish.

Comercial cartucho

Imagen de previsualización de YouTube

Ahora, el mundo de fantasía netamente fantasiosa pasa a ser un mundo de fantasía económica donde todos los niños son rubios y disfrutan su superioridad tirándose en una piscina infinita y llena de alegría.

Comercial pa’ los lolos

Imagen de previsualización de YouTube

“Está todo OK, / está todo bien, / está todo right” era la canción con la cual pretendían al llegar al segmento juvenil. Es anacrónicamente divertidísimo, si dieran este comercial ahora llamaría demasiado la atención, lo aseguro. Aunque no sé si sea para bien.

Comerciales familiares

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Después de intentar ser cool, Bilz y Pap recula y lanza estos comerciales dirigidos a la familia, con toda la correctitud política. Creo que son los mejores que han hecho.

Comercial de títeres deformes

Imagen de previsualización de YouTube

Es entre los comerciales anteriores y éste que llegan dos personajes que odiamos mucho: Bily y Maik. Ellos son tipos disfrazados de extraterrestres, tenían toda una serie de comerciales que explicaban su llegada a la Tierra y su asociación a la bebida. De todos los comerciales en que salen, seguramente éste es el peor. Los títeres contando chistes fomes son tan fomes que ni siquiera alcanzan a ser divertidos de lo fomes que son.

Comercial reggaetón

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Y aquí es cuando todo se va a la cresta. Bilz y Pap empieza con su cosa de las “causas” que defienden los niños y termina apelando al reggaetón y al soy-grande-hago-fiestas para llegar a la juventud. No han caído más bajo.

Otros

Eeeeen fin, aparte de los comerciales televisivos, Bilz y Pap han tenido una campaña por internet bastante elaborada. Es cosa de ver el sitio de Bilz y Pap y los bizarros blogs de Bily y Maik. Resulta raro, por lo menos, ver como se cuelgan de la moda de los blogs para promocionar una bebida, y seguramente hay varios blogueros fundamentalistas retorciéndose en este momento, pero por lo menos resulta entretenido. Creo.


Página 1 de 2012345...1020...Última →