Un cómic de Peirano sobre la muerte de Pinochet

Este cómic de Pedro Peirano fue publicado el 14 de diciembre de 2006, en una edición del semanario The Clinic dedicada a la muerte de Augusto Pinochet.

Peirano en The Clinic, 14 de diciembre de 2006

Peirano en The Clinic, 14 de diciembre de 2006

Lo subimos acá para que quede indizado por Google y no haya que ir a buscarlo a una biblioteca de nuevo (infinitas a gracias a barómetro por darse la paja de buscarlo).

La percepción de la derrota de acuerdo a los tiempos

acostabielsa

Viña 2009

comicvina

El lado mutante de Nintendo

El CD-i era un “reproductor multimedia interactivo” que fue desarrollado por Philips durante la década de los ’90. El CD-i servía así como para todo, desde contenido multimedia, material educativo y… videojuegos. Cabe hacer notar que Philips no tenía personajes ni franquicias de videojuegos, pero esto se vio remediado por un trato que hicieron con Nintendo: Philips participaría en el desarrollo de la SNES, y Nintendo permitiría a Philips usar algunos personajes de Nintendo en juegos para su consola.

Hasta ahí, bien, pero resulta que ni Nintendo ni Philips crearon los juegos… Philips delegó la realización de éstos a compañías de bajo presupuesto, con la consiguiente y notable deformación de los mismos.

Entre los juegos de Nintendo bastardos destacaban cuatro juegos: uno de Mario Bros. (Hotel Mario) y tres juegos de Legend of Zelda. En los dos primeros juegos de Zelda y el de Mario las escenas animadas que cuentan la historia durante el juego, son terriblemente mutantes, mal hechas y hacen que uno se olvide totalmente del juego por lo desternillantes que son.

El tercer juego de Zelda es menos conocido pero es igual de raro por usar actores reales y tener varios problemas técnicos. Nintendo casi nunca reconoce la existencia de estos juegos como parte del canon y pretende como si nunca hubieran existido.

Y como siempre, existen ociosos que suben muchas versiones modificadas de los videos a Youtube, pero nada supera lo terrible de los originales. A continuación, tres videos con escenas animadas de los juegos, como muestra. Véalos y llore.

Escena de Zelda: Wand of Gamelon

Imagen de previsualización de YouTube

Escena de Link: The Faces of Evil

Imagen de previsualización de YouTube

Escena de Hotel Mario

Imagen de previsualización de YouTube

Condorito está mutante

Condorito ya no es lo que era antes.

(Son de mentira, por siaca, las hicimos nosotros. Pero igual no más.)

La fomedad hecha cómic

El cómic Uncle Funny Bunny and Chumpy fue publicado en la revista gringa My Weekly Reader a principios de la década de los cincuenta. No tendría nada de especial aparte de ser un cómic que nadie recuerda, pero resulta que es horriblemente fome. Unas tiras de muestra (están en inglés, duh):

Se entiende que estaba hecho para niños, y que era otra época, pero es que es tan fome que sobrepasa el umbral de lo aceptable y crea universos paralelos y agujeros negros que devorarán la tierra llega a ser divertido de lo fome que es. Digo yo. Hay más en Cartoon Brew. (Vía Cartoon Brew)

Gfaielrd

Ya, último post que escribo sobre Garfield, al menos en un buen tiempo, lo prometo y me dejo de molestar. En Garfield sin Garfield escribí sobre “la gente ociosa que tiene tiempo libre suficiente como para pensar en maneras de modificar a Garfield con resultados bizarros”, ahora otra versión de eso mismo. Uy, que entrete.

Resulta que alguien programó un randomizador de tiras de Garfield. Era una pequeña página de internet que era capaz de tomar tres paneles al azar de cualquier tira de Garfield y armar con ellos una tira nueva, con sentido e hilaridad no garantizados. De todas maneras, una gran posibilidad para experimentar.

El sitio original fue sacado debido a reclamos de derechos de autor por parte de Paws Inc., pero el tipo liberó el código fuente y ahora el randomizador pulula en diversos sitios de internet. Gracias a eso todavía lo podemos ver. (¡Gracias, Barómetro!)

Para tener tres paneles al azar, apreta el botón “Go” las veces que quieras. Si crees que algún cuadro quedó perfecto en alguna ubicación, activa la casilla “Lock” abajo de ese cuadro y la próxima vez que aprietes “Go” ese cuadro no se cambiará.

¿Y se puede obtener algo que valga la pena con eso? La respuesta es… PERO ORRRRBIO. Un tal Stereotypist creó una genial saga llamada “La Muerte de Garfield”, usando sólo el Randomizer. Tú también puedes… si que es que tienes las ganas y el tiempo libre suficiente.

Actualización: Por si a alguien le interesa el tema (aunque lo dudo) puede ver este post de Coding Horror que está bastante bueno.

Garfield sin Garfield

Ya he escrito mucho sobre Garfield acá, pero me gusta así que voy a seguir. Con esta entrada termino la trilogía Garfield inicializada con Garfield con personas reales y seguida de La muerte de Garfield. Eh, en realidad nunca fue pensado para que sea trilogía, pero si lo vemos así queda más bonito, víhte.

Ya lo había dicho antes pero lo repito; Garfield es leído por miles y miles de personas día a día, todo gracias al poder de las sindicaciones internacionales. Es escrutado minuciosamente por tanta gente que ya le han pillado todos los defectos, errores y fomedades posibles que podría tener; han hecho de Garfield parte de sus vidas, conscientemente o no.

Entre medio de toda esta vorágine se encuentra la gente ociosa que tiene tiempo libre suficiente como para escribir de Garfield en su blog pensar en maneras de modificar a Garfield con resultados bizarros. El lugar de reunión de toda esta gente ociosa es precisamente la internet, así que podemos disfrutar de todos aquellos momentos geniales e improductivos.

Hace dos años, alguien hizo un tópico en el foro Truth and Beauty Bombs anunciando su nuevo (en ese entonces) descubrimiento. Consiste en tomar una tira cómica de Garfield y quitarle los globos de texto de pensamiento de los animales, dejando sólo lo que dice Jon (tiene sentido, de algún modo, pues se supone que Garfield y Odie no pueden hablar… de hecho, nunca abren la boca para hacerlo. Vamos, ¡son animales!). ¿Qué es lo que queda? Una historia depresiva, devastadora y mutante donde el protagonista es Jon, un hombre solitario que les habla a sus mascotas mudas.

(Haga click sobre ellas para ir a otra página y luego hágales click de nuevo para verlas en grande. Usabilidad FTW.)

El tópico en cuestión se hizo popular, mucha gente se registró ahí sólo para postear sus nuevas “creaciones” y ahora en el foro odian al gato naranja por eso mismo. Resultó que a la gente le encantó el giro que toman las caricaturas de Garfield, que se ve convertido en algo totalmente distinto e inesperado. Incluso muchos dicen que estas nuevas tiras son mejores que las originales y que los diálogos de Garfield sólo empeoran los chistes, ups.

La moda de hacer estas tiras de Garfield sin Garfield no se quedó ahí, de inmediato surgieron los sitios y demases dedicados exclusivamente a “crear” sus tiras con la técnica. El mejor sitio para obtener tus tiras de Garfield mudo es el sitio con el original nombre de Garfield minus Garfield. Una tira por día, todos los días; con la sutil diferencia de que aquí no sólo se enmudece a Garfield… se elimina completamente. Pero la idea general, está.

(Otros sitios hacen lo mismo, pero de manera más amorfa. Arbuckle es un sitio que recopila tiras de Garfield catatónico, pero con la particularidad de que cada una de las tiras es dibujada totalmente de nuevo por cualquier persona (con los diálogos arreglados, claro). Tienen como meta tener todas y cada una de las tiras de Garfield publicadas a la fecha. Aceptan donaciones, e incluso este humilde sitio ha colaborado con algunas tiras, ejem.)

Se pensaría que Jim Davis estaría revolcándose en su tumba después de ver como tergiversan a su personaje, pero no lo hace porque, primero que nada, no está muerto; y en segundo lugar, porque lo encuentra bakân. O al menos eso es lo que dice en la entrevista que le hicieron en el NY Times y que cito sin traducir porque me da paja, pero se entiende.

Jim Davis, the cartoonist who created “Garfield,” calls himself an occasional reader of the site, which he calls “fascinating.” He says he is flattered rather than peeved by the imitation.

“Some of them really work, and some of them work better,” Mr. Davis said in a telephone interview.

(…) “I think it’s the body of work that makes me laugh — the more you read of these strips, the funnier it gets,” Mr. Davis said. As for Garfield himself, “this makes a compelling argument that maybe he doesn’t need to be there. Less is more.”

Termómetro rectal de Bob Esponja

¡Estoy listo!

Este termómetro no sólo sirve para medir la temperatura por ahí, además canta la canción de Bob Esponja mientras lo hace. Es en estos momentos en los que uno se pregunta: ¿en qué diablos estaban pensando? La falta de originalidad me acecha y me limito a copiar el slogan que le pusieron en Cartoon Brew:

Are you ready to put this in your “Bikini Bottom”?

Bueno, decir que el termómetro es “rectal” es un poco caprichoso pues además sirve para uso oral o axilar, pero no dejaré que la verdad me arruine una buena noticia. Si no me cree que el termómetro es de verdad puede ver la página del producto. Mal. (Vía Cartoon Brew)

Ivo, la chinchilla del SII

En estos dos meses sin actualizar han pasado bastantes cosas que seguramente ya pusieron en todos los blogs recicladores que se precien de serlo, así que no se extrañen si pongo cosas medio añejas, pues necesito publicarlas acá para después ver este blog cuando sea viejo y recordar junto a mis nietos. “Mira, nieto, en mis tiempos tenía un blog y ponía sólo noticias sacadas de otros lados, cero originalidad. Tomaba una noticia de Neatorama o Menéame, le ponía un par de párrafos y me daba por satisfecho, aún así era entretenido.” “Ya, abuelo, cállate y cómete tu sopa.” Un futuro esplendor.

Una de los secretos a voces del Gobierno es que por ley todas y cada una de las campañas sociales deben tener una canción de rap. Es cosa de ver el esparpanto de comercial de “Chile crece Contigo” donde hay un rapero que canta “cuando trabaja te podrá amamantar”, “acceso a sala cuna / estimulación oportuna” acompañado del horrible coro de “♫ Chile crece Contiiiigoooo ♫”. No sé ustedes, pero yo vi el comercial y lo odié instantáneamente.

Ejemplos hay muchos más, desde la campaña de Essbio para cuidar los grifos o, en el ámbito internacional, clásicos como “Don’t copy that floppy!“. El común denominador a todas estas campañas sociales es que en el medio del comercial aparece siempre un rapero cantando sobre los beneficios de la campaña o tratando de concientizar a la gente. Yo me pregunto: ¿Estos tipos son imbéciles y creen que a todos nos gusta el rap? ¿O tiene que ver con la estructura lírica del rap y la capacidad de decir más palabras por minuto, una ventaja a la hora de crear spots? Nadie sabe.

Bleh, pero el súmmum de rap-caprichosamente-gratuito-en-un-comercial-de-campaña-social está dado por la nueva (ejem) campaña del SII, llamada Planeta SII.

Ivo, la Chinchilla

¿Y de qué se trata? Bizarramente, la campaña está orientada al público infantil, para que desde chiquititos se vayan adentrando en el apasionante mundo de las deudas y facturas; específicamente en el noble arte de pedir la boleta después de realizar una compra. Como dice el buen Uri, “pretenden educarlos desde pequeños en este hermoso acto cívico que evita la evasión tributaria.”

Para ello, han puesto una página con animaciones de dos niños que viven aventuras junto a Ivo, la Chinchilla (nótese la sutil y refinada referencia al IVA). Y, claro está, el dogma de las campañas sociales se hace presente: Ivo no sólo es una chinchilla aventurera, además rapea. Rapea peor que la Vivi Kreutzberger y los Pulentos juntos. Dios nos salve.

¿Qué podemos aprender de ésto? Nosotros, no mucho; sólo que mientras las campañas gubernamentales existan, el rapeo tiene su vida asegurada. Ésa es la dura / no cabe duda.


Página 1 de 512345